jueves, 15 de noviembre de 2007

Me dicen Mou

Quisiera escribir algo sobre mí, aunque no me gusta hablar sobre temas que no entiendo.
Quiero hablar de mí, y arrojar un poco de luz sobre tanta maraña de contradicciones.
Soy Maura. Mi nombre significa “de piel morena”. Soy Maura, la de la piel morena.
Nací con el verano de 1981, crecí hasta el metro sesenta y cinco caminando hacia el este.
Estudios cursados: universitario completo. Título obtenido: editora. Pero antes quise ser ingeniera química y siempre quise ser azafata. Y antes todavía, traductora de inglés y escritora.
A los 18 años aprendí a llorar. Me enamoré y desilusioné las veces suficientes como para saber que soy capaz de amar y de sobrevivir. Me han tratado mal, y me han tratado muy bien. No recuerdo nada de mi viaje de egresados.
Por parte de madre mi familia es rubia y bestial. Nos amamos, nos tocamos, nos reímos y nos decimos muchas cosas, todo al mismo tiempo, todos al mismo tiempo. Nuestras voces se superponen y siempre terminan en carcajada. Por parte de padre soy morena e intelectual. Nos queremos, nos confiamos, guardamos distancia. Tengo dos abuelas que acaban de cumplir ochenta y no lo parecen, una decena de primos que son mis primeros amigos y para siempre, un hermano mayor con el que me reencuentro cada vez mejor. Una mamá a media hora y un papá a 8500 km.
No fumo, bebo cada tanto y me drogo muy eventualmente (a pesar de las recomendaciones). Nunca me teñí el pelo. Viajo todo lo que puedo y tan lejos como lo permiten mis ahorros.
Escribo desde los 4, adopté a Flor a los 11, trabajo desde los 17, me analizo por propia voluntad desde los 19, vivo sola desde los 21.
Sé armar una carpa, nadar, coser botones, delinear ojos ajenos y cambiar pañales. Camino y ando en bicicleta. Leo mucho y escribo no tanto. Estoy aprendiendo a cantar. Quiero aprender a hablar francés.
Cuando me duele algo tomo ibuprofeno y si me sigue doliendo, lloro. Cada tanto tengo ataques de soledad y me vuelvo muy torpe. Una vez por mes soy insoportable y odio a todo el mundo empezando por mis ovarios. El resto del tiempo creo que tengo buen humor, o ataco con ironías.
Tengo el pelo castaño, largo y lacio, me lo puedo peinar con los dedos cuando me levanto. Mis mañanas suelen ser animadas, me despierto rápido, no doy muchas vueltas. No puedo estar sin hacer nada o sin hacer muchas cosas a la vez.
Nunca fui al cine sola. Sí al teatro, a recitales, a fiestas en las que no conocía a nadie, hasta de vacaciones, pero nunca al cine.
Fui volantera, vendedora de café, recepcionista, empleada administrativa, promotora, moza, cajera, niñera... ahora trabajo de lo que soy: hago libros.
Conservo amigos de todas las etapas de mi vida. Mi amistad más antigua lleva más de 21 años. Me dicen Mou.
Soy miope, de ojos chiquitos y marrones. Tengo dos cicatrices y un aro en el ombligo. Usé ortodoncia en la escuela primaria.
Vendí una mesa, algunas lámparas, una alacena y el televisor. Compré una pelota gigante para tirarme arriba. Crecí con Mafalda y el Pajarito Remendado, sin embargo la primera lectura “seria” que recuerdo fue Mi planta de naranja lima. La última fue Malinche, no me gustó; hoy empiezo Un mundo feliz.
Descubrí que podría vivir en cualquier ciudad del mundo, siempre y cuando haya alguien que me quiera. Mi curiosidad extrema me llevó a perder varios partidos de truco y mi cara de inocente me ayudó a ganar otros. Nunca miento, excepto cuando juego. Nunca fui infiel.
Soy exhibicionista, me gusta que me miren, aunque muy de cerca me da vergüenza. Hice terapia de grupo, escribí por encargo un libro de astrología, encomendé mi alma a la Pachamama.
Admiro a las personas que se expresan por medio del arte, y siento una especial atracción por músicos, escritores, fotógrafos y cineastas. Soy insegura y soberbia, cuando se juntan ambas prefiero no salir a la calle.

Hoy es 15 de noviembre de 2007.

5 comentarios:

Gabyta dijo...

Como de costumbre me arrancaste una carcajada!
Excelente descripcion.

panda dijo...

Qué viaje de egresados?
Yo me acuerdo que una vez comimos trucha con papas y nos cayó mal. Nos cayó mal? No se por qué nos regalaron gomitas para el pelo con ositos ahí.
Ayer justo pensaba que capaz unas mechas raras te quedarían bien, tirando a pelirrojas :D
Cambiá por el diclofenac, es más efectivo.
Tampoco fui al cine sola, podemos ir solas juntas, querés?
Vamos a vivir a Paris, yo te quiero.
Te olvidaste de que sos re linda.

Mou dijo...

Gracias p!!!!

TioEdu dijo...

Fantástico.
Me encanta (ya te lo había dicho) y ahora con fondo blanco me resulta más facil de leer. Quedate aquí

Estar latiendo dijo...

De lo mejorcito que vengo leyendo en blogs (y sabes que estoy canchera en esto..., así que, te congratulo).
Pasate por el mío.

Besos enormes:

Ju

pd: yo nunca fuí a un recital sola.